13.4.15

El amarillo hace llorar a los bebés

La última vez que entré en la Fnac fue hace ocho meses. Trataba de encontrar un regalo de cumpleaños para una amistad intensa de las que no se conforman con cualquier cosa. Compré el libro, la peli y el disco que más me habían gustado en los últimos meses y mientras estaba pagando, lo vi. Me quedé pálida y pedí permiso al señor de detrás para desmayarme sobre sus brazos, él, que aceptó mirando a su mujer, tiró todo lo que llevaba en las manos y flexionó las rodillas en posición de defender en baloncesto. Desperté juraría que a los 2 segundos y tres señoras ya me estaban abanicando con tanta energía que habían guardado todos los artículos de Apple por si aquello se iba de madre. Pagué, recogí las cosas y salí corriendo. Ya en la puerta abrí la bolsa mirando para otro lado, así como para no ver cómo me sacaban sangre y comprobé, efectivamente, que toda mi compra era amarilla.
Llegué a casa asustada y empecé a encajar piezas. Los últimos libros que había leído tenían amarilla la portada, las series, las pelis, los botes de champú, las cremas de Garnier, usaba tampax régulier, citrus fresh, me alimentaba a base de huevo y piña, reciclaba sin piedad todo en el contenedor de envases y bebía cerveza con limón en público. Me estaba mareando otra vez, así que fui a buscar algún medicamento que curase ese nosequé amarillo que en cualquier momento se materializaría en bilis, pero solo había Lizipaina y complejos vitamínicos. El mundo era amarillo y no el amarillo de Albert Espinosa… un amarilloindio en condiciones.

La historia deja al amarillo como un todo vale; para la Inquisición es el color con el que se marcan los herejes mientras que para la cultura china es el color Imperial. Artistas que tratan de representar con él la juventud y el optimismo se cruzan con otros que hablan de adulterio. La melancolía de Juan Ramón Jiménez con la luz de Lorca. Quizá a nosotros se nos ha pasado el arroz simbólico, ponemos un eslogan por si no se nos entiende y en la esquina inferior derecha dejamos una leyendita con el código de color…ahora nos interesa vender y el amarillo vende. Es el primero que capta nuestra retina. El que mejor vemos de lejos y el que hace que las cosas parezcan más grandes (y más felices). Es una excitación sin sutilezas, un cortejo directo y grosero. Es casi pornografía.

Circula por los muros un artículo de recetas para hacer carteles de cine desde casa, nivel fácil para deleitar a tus invitados y el primero es el fondo amarillo. Contiene una colección de varias decenas de carteles con elementos similares que se esparcen con cierto orden sobre un lienzo del mismo color. Como la idea ya estaba cogida, trataré de hacer una antología nada rigurosa del amarillo en el arte desde principios de siglo XX, en la que comparten línea artistas ya consagrados junto a otros que no fueron tan conocidos o algunos que pronto lo serán.

No querría empezar sin enseñar un triple descubrimiento: la primera imagen es el último disco del grupo catalán Manel Atletes baixin de l’escenari (2013), la segunda el cartel de la peli Little Miss Sunshine (2006) y por último el de la serie Utopía (2013). Ya no solo comparten un fondo amarillo, sino que todos salen corriendo. Estáis a tiempo.





 Los campesinos durmiendo la siesta, Van Gogh 1890 / La Clownesse Cha-U-Kao, Toulouse Lautrec 1895 / La troupe de Mlle Eglantine, Toulouse Lautrec 1896.

Dame in Gelb, Max Kurzweil 1899 / The Yellow Scale, Frantisek Kupka 1907 / Adele Bloch Bahuer, Gustav Klimt 1907

Girl with yellow scarf, Egon Schiele 1912 / Untitled, Mark Rothko 1951-1955 / Retrato de la señora Dña Elena Flores de Carrillo, Diego de Rivera 1953.

 Banana, Andy Warhol 1967 (portada del primer álbum de The Velvet Underground & Nico. Bajo la frase “Peel slowly and see” los seguidores podían despegar el plátano dejando ver debajo una clara alusión fálica, que se desinfla tras una mala primera acogida)  / Yellow Room (triangular), Bruce Nauman 1973 / Fotografías de la serie Peluquería,  Ouka Leele 1979 (en épocas mejores)

 1000names, Anish Kapoor 1980-1981 / Etension, Rafael Soto 1989 / Mirror Room (pumpkin), Yayoi Kusama 1991

Pollen from Hazelnut, Wolfgang Laib 1992 (MoMA, New York) / Hans Hemmert 1998, (CGAC, Santiago de Compostela) / Yellow, Anish Kapoor 1999

The Weather Project, Olafur Eliasson 2003 (Tate Modern, London) / Yellow, Nathan Sawaya 2006 / Espai I, Penique Productions 2007 (Barcelona)

Midas of Phrygia ,Damien Hirst 2007  / Welcoming Ellipses, Oliafur Eliasson 2008  / Luis Millé, 2008 (Isla Margarita, Venezuela) / Christian Dior haute couture 2010

Electricity Museum Lisbon Installation, Ricardo Carvalho y Joana Vilhena, 2011 (Lisboa) / Gran Amarillo, Enrique Radigales 2011 (El Ranchito, Matadero Madrid) / Upswing, Inges Idee 2011 (München-Pullach)

 Reflection Magnet, Olafur Eliasson 2011 (PinchukArtCentre, Kiev) / Instalación de hilo de algodón egipcio y grapas, Anne Lindberg 2011 (Sao Paulo, Brasil) / Causa-Efecto, Ana Soler 2011-2012

Dnepropetrovsk Sunrise, Olafur Eliasson 2012 (Ukraine) / Boa Mistura en las favelas de Sao Paulo, 2012  / Eevil Stöö, Sami Lukkarinen 2012 (Helsinki)

The slow motion band, Santiago Villanueva 2012 / The Cure, Damien Hirst 2014 / Blacksad: Amarillo, Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido 2014 Premio Nacional de Cómic.

No hay comentarios:

Publicar un comentario