7.10.12

El doble grado I

 
 




Antes de quedarte profundamente dormido en el sofá, das al menos tres cabezadas. 
Un bajón de plomos que se solventa rápidamente.
Segundos de semivigilia. 
Miles de ideas pasan fugaces por la cabeza.
Situaciones en las que jamás pensaste estar.
Surrealismo puro.
Segundos consistentes, concentradísimos.

Así ha sido este mes.
Un mes brutal, sin pausa

y así es también mi habitación nueva ... que se resiste a decoración..