18.7.12

Experiencia.

 A la misma velocidad que tira del hilo, la cámara dispara. 
Manos seguras y firmes, de las que no escape, que no dejen que salga borrosa. 
El Sol radiante parece ignorar la vista cansada, no se cura al limpiar el objetivo y ni siquiera volviendo a enfocar. 





Foto: aPu
Cádiz.

1 comentario:

Publicar un comentario